LA  CATARATA

DEFINICIÓN
La catarata se produce cuando el cristalino (lente del ojo) se torna opaco y causa pérdida de visión. La catarata relacionada con la edad es el tipo más común. Más de la mitad de la población mayor de 65 años tiene cataratas.
Al comienzo, es posible reducir los problemas visuales causados por las cataratas mejorando la iluminación mediante uso de anteojos. Sin embargo, llega un momento en que se hace necesario operar para mejorar la visión. Hoy en día, la cirugía de cataratas es segura y muy eficaz.

El Cristalino es una lente natural de nuestro ojo. Este ayuda a focalizar la luz sobre la retina, delgada membrana que tapiza el interior del ojo, la que envía la señal visual al cerebro.

Al principio, es posible que la catarata no cause problemas ya que sólo afecta a una porción pequeña del cristalino. Sin embargo, con el tiempo, la catarata puede aumentar y opacar completamente el cristalino. Como la retina recibe menos luz, es posible que las imágenes se vean borrosas y opacas.
Se sigue estudiando las causas de la aparición de cataratas pero aún no se conocen. Se cree que las causas son variadas e incluyen factores hereditarios, tabaquismo, la diabetes y la exposición excesiva a la luz del sol durante la vida, entre otras.

SÍNTOMAS
Los síntomas más comunes de cataratas son:
• Visión borrosa
• Problemas con la luz. Por ejemplo, las luces de los automóviles pueden parecer demasiado brillantes de noche, las lámparas o la luz brillante del sol causan resplandor, o la persona comienza a ver un halo alrededor de las luces.
• Los colores no se ven tan intensos como antes.
• Se ve muy mal de noche.
• Se ven imágenes repetidas (dobles o múltiples). (Este síntoma suele desaparecer cuando las cataratas aumentan de tamaño.)
• Se requiere cambiar con frecuencia los anteojos o lentes de contacto.

Dispersión de la luz debido a la catarata

   Catarata

TIPOS DE CATARATA
• Congénita: presente al momento de nacer
• Adquirida: Se produce durante la vida, en relación a un golpe en el ojo (traumática), o a ciertas enfermedades como la diabetes mellitus, o asociadas al uso de algunos medicamentos como los corticoides.
La más frecuente es la relacionada con la edad o mal llamada catarata seníl.

DETECCIÓN
Para detectar una catarata, el oftalmólogo debe examinar el cristalino durante la consulta, con la ayuda del biomicroscópio. El diagnóstico es fácil de realizar.
TRATAMIENTO
En la etapa temprana de las cataratas, se puede mejorar la visión usando anteojos, lupas o más iluminación. Si esto no ayuda, la cirugía es el único tratamiento eficaz. Durante la cirugía se quita el cristalino opaco (parte de él) y se coloca una lente artificial en su lugar.
En la mayoría de los casos, esperar para operarse no hace daño a los ojos. Si tiene cataratas en ambos ojos, éstas se operan en tiempos separados.
Hoy en día, la cirugía de cataratas es una de las más comunmente practicadas en el campo de la oftalmología. También es una de las más seguras y eficaces. En alrededor del 90% de los casos, las personas que se operan de cataratas ven mejor después de la cirugía.

MÉTODOS PARA OPERAR CATARATAS
Hay dos métodos principales para operar una catarata. El médico le explicará las diferencias y le ayudará a determinar cuál es el mejor método en su caso.

Facoemulsificación. El cirujano realiza una incisión pequeña en el borde de la córnea. Luego introduce una sonda especial en el ojo. Este instrumento emite ondas ultrasónicas que ablandan y destruyen la parte opaca del centro del cristalino que luego se aspira. En la actualidad, casi todas las operaciones de cataratas utilizan este método.


Facoemusifcación mediante ultrasonidos

Cirugía extracapsular. Se efectúa una incisión un poco más extensa en el borde de la córnea y se extrae el núcleo endurecido del cristalino, reemplazándolo también con una lente artificial.
En la mayoría de las operaciones de cataratas, el cristalino es reemplazado por una lente intraocular definitiva. Ésta es una lente artificial, transparente que pasa a formar parte del ojo y no requiere ningún cuidado en particular.
En algunos casos no se puede colocar una lente intraocular. Hay personas que pueden tener problemas durante la cirugía o tal vez tengan otra enfermedad de los ojos. A estas personas se les puede ofrecer lentes de contacto o tal vez anteojos con un grado elevado de aumento.


Colocación de la lente intracular

ANTES DE LA CIRUGÍA

Una o dos semanas antes de la cirugía, el oftalmólogo le hará algunas pruebas. Éstas miden la curvatura de la córnea y el tamaño y forma del ojo. Esta información ayuda al médico a seleccionar el tipo de lente intraocular apropiado (ecobiometría). Por otro lado será indicada la realización de exámenes generales simples. Es recomendable aunque no indispensable, ayunar durante 6 horas antes de la cita quirúrgica. Su cirujano debe estar en conocimiento de los medicamentos usados por el paciente ya que algunos de ellos podrían generar ciertos inconvenientes durante la cirugía.
El usuario de lentes de contacto deberá suspender su porte de tres a cuatro días antes.
DURANTE LA CIRUGÍA
Cuando llegue a la clínica, se le instilarán gotas en el ojo con el fin de dilatar la pupila. La cirugía suele durar algunos minutos y no es dolorosa. En la mayoría de los casos se hace uso de anestesia local sea bajo forma de gotas o de inyección periocular de anestésico. Muchas personas prefieren mantenerse despiertas durante la cirugía, mientras que otras (minoría de casos) requieren anestesia general. En todos los casos se utiliza un sedante suave. El médico anestesista velará por el confort del paciente en todo momento.
Se tomarán todas las medidas para evitar complicaciones quirúrgicas, en particular, las infecciones.

DESPUÉS DE LA CIRUGÍA
Es normal sienta un leve ardor sin llegar a constituir verdadero dolor. Después de 1 a 2 días, las molestias leves suelen desaparecer. En la mayoría de los casos, hacen falta unas 6 semanas para recuperar totalmente la visión, sin embargo ya es evidente la gran mejoría a las pocas horas.
Durante varios días tendrá que usar gotas para los ojos.
Una vez que esté en su casa, trate de no agacharse ni de levantar objetos pesados. Al agacharse aumenta la presión interna del ojo. Podrá caminar, subir escaleras y realizar tareas dentro de la casa que no requieran de mucho esfuerzo, además podrá mirar con su ojo desde el inicio.
Durante los controles post operatorios su cirujano podrá determinar el nivel de visión lograda y la eventual necesidad de anteojos.

VISIÓN NORMAL
Usted podrá volver a realizar muchas de las tareas diarias, pero es posible que vea borroso. El ojo que se está recuperando necesita tiempo para adaptarse y poder enfocar correctamente junto con el otro ojo, en particular si el otro ojo tiene una catarata. Pregunte al médico cuando podrá volver a conducir.
Al cabo de algunos días o semanas su oftalmólogo le indicará nuevos lentes de ser necesario.
Uso de lentes intraoculares multifocales
Algunos casos de catarata podrán ser corregidos implantando una lente especial de tipo multifocal, tema que será tratado en otro acápite. La idea es permitir una focalización de lejos y cerca, permitiendo una prescindencia caso total de anteojos.

COMPLICACIONES
Como en toda cirugía, existe un riesgo potencial para la operación de la catarata. El riesgo se ha minimizado en forma sustancial, pero no es nulo. De todas las complicaciones, la más temida es la infección o endoftalmitis infecciosa. Esta puede ser de muy rápida evolución y podrá dejar alguna secuela visual. Su incidencia es muy baja y se hacen todos los esfuerzos para minimizarla aún más. Los diabéticos son especialmente propensos a ella.
Otras complicaciones pueden ser la caída o desplazamiento de la lente intraocular, lo que requeriría de una segunda intervención. El desprendimiento de retina es más frecuente luego de la cirugía de la catarata, especialmente en el miope.
En ocasiones se hace necesario el uso de un láser para limpiar la membrana soportante de la lente, a esto se le llama “capsulotomía posterior”.
A pesar de lo enumerado anteriormente, la cirugía moderna de la catarata es tan segura que se hace perfectamente razonable someterse a ella.