CORRECCIÓN DE MIOPIA, HIPERMETROPIA Y ASTIGMATISMO MEDIANTE LASIK

LASIK
Los problemas ópticos (llamados también ametropías o vicios de refracción) como son la miopía, hipermetropía y astigmatismo, son susceptibles de ser corregidos quirúrgicamente mediante la técnica LASIK (sigla en inglés de Queratomileusis in situ asistido por láser Excimer). En efecto si su vicio de refracción es suficientemente importante, o no es compatible con sus hábitos, su vida deportiva, profesional, o simplemente no tolera los medios convencionales de corrección óptica (anteojos y lentes de contacto), probablemente sea usted un buen candidato para el Lasik.
El Lasik representa la culminación de años de progreso en cirugía refractiva (desde mediados del siglo XX). Las teorías y experiencias clínicas llevadas a cabo por el Profesor José Ignacio Barraquer a fines de los cincuenta, se ven hoy perfeccionadas y cristalizadas gracias a la tecnología del siglo XXI.
Mediante dicha moderna técnica la que cuenta con la aprobación de la FDA (Food & Drugs Administration), literalmente se esculpe la superficie de la córnea, dando origen a un verdadero “lente de contacto natural” el que modifica definitivamente el poder óptico global del ojo.

¿Todos los pacientes candidatos pueden ser operados?
No, se debe evaluar caso a caso si existe una real indicación a la cirugía y sobre todo si no hay contraindicación a ella.
Hoy ésta técnica permite corregir miopías astigmatismos e hipermetropía (llamados ametropías o vicios de refracción), como también asociaciones entre ellos, dentro de ciertos rangos; es decir existe un mínimo y un máximo aceptados.
La edad de18 años se acepta comúnmente como mínima en todo el mundo, la ametropía debe ser idealmente estable aunque esto no es siempre fácil de determinar. No debe existir ninguna enfermedad ocular activa o inactiva, como tampoco enfermedades autoinmunitarias. Se debe efectuar un examen ocular acucioso que permita descartar lesiones predisponentes al desprendimiento de retina (más frecuente en miopes), anomalías de la cornea y cataratas entre otras afecciones.
Dicha evaluación debe ser realizada en condiciones de reposo de lentes de contacto, especialmente si es usuario de lentes semi-rígidos (idealmente 15 días). Durante ese período de tiempo se puede usar anteojos sin problemas. Si no posee anteojos, consulte con su oftalmólogo la conducta a seguir.
Existen contraindicaciones como frente a todas las cirugías. La evaluación pre-operatoria debe descartar toda anomalía ocular en particular enfermedades corneales que modifiquen su forma como el queratocono y el ojo seco, entre otras.
Los exámenes habitualmente solicitados son:
- Topografía corneal
- Paquimetría
- Tomografía óptica Visante
- Aberrometría

¿Qué ofrece el Lasik?
El Lasik es un procedimiento quirúrgico sofisticado y de alta seguridad ya que, no invade el interior del ojo, sino sólo la superficie corneal. Las expectativas frente a ésta cirugía deben basarse sobre la obtención de una independencia (a menudo total) frente al uso de lentes correctores en visión de lejos, lo que representa un gran aporte en la calidad de vida de cualquier persona que sufra de miopía u otra ametropía. Dichas personas habitualmente se ven limitadas en sus vidas profesionales, deportivas y personales debido a los inconvenientes del uso de anteojos y lentes de contacto y a su estricta dependencia frente a ellos.
Una expectativa no realista es pretender no volver a necesitar nunca más ningún tipo de lente. Esto no es posible de conseguir ya que al menos todos requeriremos de lentes de lectura durante una buena etapa de nuestras vidas: es el fenómeno de la presbicia.
Es muy probable que luego de la cirugía, a mediano o largo plazo, se requiera de algún lente corrector de bajo poder, para efectuar ciertas actividades como la conducción nocturna de automóviles, es la llamada “sintonía visual fina”. Esta posibilidad debe ser aceptada por el candidato a la cirugía, de lo contrario se aconseja continuar utilizando anteojos o lentes de contacto y descartar la opción de la corrección quirúrgica.
En casos extremos que corresponden a lo que llamamos “regresión del efecto corrector”, se debe completar el tratamiento con un “repaso quirúrgico” el que se realiza no antes del tercer mes de la cirugía inicial. Esto último ocurre en un 2 a 10% de los pacientes operados, dependiendo del grado de miopía pre-operatorio. Se trata de un procedimiento más simple que el inicial y no afecta el resultado final buscado.

El Lasik y ninguna técnica de cirugía refractiva, tiene la capacidad de detener la evolución de alguna ametropía si ella está destinada a aumentar en el tiempo. Lo mismo ocurre con los anteojos y lentes de contacto. Por ello es necesario que exista una estabilidad óptica durante al menos un año antes de proceder a la cirugía. Aun así no existe garantía alguna de que el vicio de refracción no siga aumentando. Es importante saber que existen ciertas variables que hacen más posible el incremento de las miopías en particular como es, el pertenecer al sexo femenino en edad fértil: el embarazo puede provocar un aumento de la miopía preexistente. Sin embargo en regla general, a mayor edad sobre la tercera década, se observa una tendencia natural hacia la estabilidad de las ametropías.
Cabe destacar que las personas que presentan miopías leves puras, sin astigmatismo (de 1,5 a 3 dioptrías), se ven favorecidas en visión de cerca (lectura, escritura, coser, computador etc...) a partir de los 45 años. Esto debe considerarse para determinar el real interés que representa la cirugía en cada caso por separado.

Técnica quirúrgica

El procedimiento se realiza bajo gotas de anestesia (anestesia tópica), sin mayor molestia para el paciente. Es imposible parpadear debido a la utilización de un separador de párpados.
El primer tiempo quirúrgico consiste en realizar un corte tangencial de un quinto del espesor de la cornea, dejando un puente o bisagra, que impide su desprendimiento total. Se genera un disco corneal o “flap”. Luego, dicho disco se levanta exponiendo así el lecho del corte o estroma corneal. Es en éste tejido que se aplica la corrección por láser, centrando el eje de la pupila. Para asegurar el centrado del ojo, existe un sistema detección pupilar por infla-rojos que mide su posición más de 60 veces por segundo. Una vez terminada la aplicación de energía, se vuelve a colocar el disco en su sitio. El espacio virtual del corte es profusamente lavado para arrastrar todos los restos celulares que pudieran haber quedado. No hay suturas sino más bien una adherencia por presión negativa generada por la propia córnea y luego por fenómenos de cicatrización.
El paciente vuelve a su hogar con un protector transparente sobre sus ojos, el que deberá conservar por 24 horas y luego durante unas cinco noches.
La recuperación de la visión comienza de inmediato, sin embargo es necesario esperar tres meses para evaluar el resultado definitivo.

Se efectúa el corte

Se levanta el disco o “flap”

Se aplica el Láser

Se repone el flap en su lugar

Técnica personalizada
Existe la posibilidad de aplicar un tratamiento personalizado, es decir a “medida”. Para ello es necesario realizar una medición llamada aberrometría.
El interés de dicho método está basado en la corrección más fina de ciertas aberraciones del ojo. En la práctica sólo se aconseja por ahora en algunos casos los que deben ser discutidos con su oftalmólogo.
Evolución post-operatoria y resultados
Durante algunas semanas se deberá utilizar ciertas gotas, en particular lágrimas artificiales para ayudar a la recuperación y la cicatrización.
La visión retorna rápidamente y en pocas horas se alcanza el 50% o más de la agudeza máxima alcanzable. Existen ciertos fenómenos transitorios que pueden ser molestos en algunos casos, especialmente en ambientes de baja luminosidad (atardecer, noche, interiores mal iluminados.
Prácticamente todos éstos efectos desaparecen al cabo de dos o tres meses después de la cirugía.
Los fenómenos más frecuentes son:
-Visión borrosa ocasional
-Dificultad para leer de cerca (en pacientes miopes operados)
-Visión fluctuante
-Mala visión nocturna
-Halos en torno a fuentes de luz
-Desdoblamiento de imágenes
-Sensación de ojo seco
-Cefaleas

Retratamientos
En un 4 a 6% de los casos se requiere de un “repaso” es decir un complemento quirúrgico durante el primer año, luego de la cirugía. Esto no es debido a una falencia en la precisión de la técnica sino más bien guarda relación con el hecho de que se trata de un procedimiento efectuado sobre tejido vivo, el que responde en forma algo variable según las personas.
El retratamiento es muy simple y consiste en levantar el flap (lo que es posible durante varios años), y aplicar más láser.

Complicaciones potenciales del Lasik
Ver capítulo sobre complicaciones

Variantes del Lasik
En realidad el Lasik ha sido el resultado de otros procedimientos refractivos que vieron la luz antes que él.
La PRK o queratoplatía fotorrefractiva, fue la primera técnica en uso, aplicando los principios ya descritos por el Profesor Barraquer a fines de los años 50, el Dr Stephen Tropel, ideó la adaptación de la energía del láser Excimer, para ser usada en la córnea.
En la PRK no se realiza corte a diferencia del Lasik.
Otras modalidades que no involucran cortes de la córnea son: el Epilasik y el Lasek.
En el primero si bien no se efectúa corte corneal, se levanta la capa superficial de células corneales o epitelio, mediante un separador. En el caso del lasek, se hace lo mismo pero el desprendimiento del epitelio se realiza mediante uso de alcohol.


Lasek: se desprende el epitelio mediante uso de alcohol absoluto


Epilasik: sólo se desprende la capa superficial de células o peitelio

Estas técnicas son menos frecuentemente utilizadas que el Lasik en su conjunto, pero son de especial interés cuando las córneas son delgadas y se prefiere no utilizar el corte del Lasik.
En general la evolución y los resultados son los mismos que mediante Lasik, aunque la recuperación visual es algo más lenta.
Las complicaciones son poco frecuentes y hay que descontar obviamente todas aquellas que tienen relación con el corte corneal del Lasik.
Por otro lado, es posible que en algunos casos se produzca el llamado “haze” o nébula, que corresponde a una cicatrización exagerada del tejido corneal. Por ello se utiliza en ocasiones, substancias que regulan la cicatrización como le Mitomicina C.
Presbilasik
Se trata de la más reciente línea de desarrollo en el uso de Láser Excimer: la corrección de la presbicia.
Recordemos que la presbicia es el fenómeno óptico que nos afecta a todos después de los 45 años y que nos obliga a portar lentes de lectura.
Años de investigación han permitido llegar a diseñan la córnea multifocal, es decir aquella que permita tanto la focalización de lejos como la de cerca. La complejidad de dicho procedimiento ha hecho que la espera haya sido tan larga. Hoy en día se están aplicando ciertos protocolos de corrección de la presbicia pero falta aún completar el análisis de los resultados, lo que se hará sin duda en el más corto plazo.