CROSSLINKING CORNEAL

Existen novedades en el tratamiento del queratocono (KK).

Se ha podido establecer que utilizando la asociación: Vitamina B 12 (Rivoflavina) y luz ultravioleta (UV), se logra un reforzamiento de la estructura corneal, logrando así un detenimiento o desaceleramiento en el avance de la enfermedad.

El CROSSLINKING es un proceso que consiste en unir 2 ó más moléculas mediante un enlace químico de tipo covalente. Este proceso ha sido utilizado por ejemplo, para determinar y modificar las propiedades de estructuras tridimensionales de las proteínas y su asociación con las membranas celulares.*

El Queratocono es una enfermedad de la córnea que da lugar a que ésta se vuelva progresivamente débil y modifique su curvatura exterior, provocando una deformación lo que causa mala visión. Su origen es desconocido. Debido a que la deformación toma forma de cono, se le denomina queratos (córnea) cono.

           
Cornea normal

           

Queratocono

Aproximadamente la mitad de los pacientes con queratocono pueden ser corregidos con lentes de contacto sin grandes problemas de visión. Para otros la solución está en el uso de anillos estromales intracorneales, y en los casos muy avanzados es preciso el injerto corneal.

El Crosslinking constituye un tratamiento poco invasivo que complementa así el arsenal terapéutico del queratocono, antes de requerir un injerto.

El proceso consiste en saturar el tejido de una sustancia que sensibiliza al colágeno de la córnea, la riboflavina, estimulando la creación de nuevos puentes o uniones entre las largas cadenas de colágeno con la irradiación de una luz especial dentro del rango del ultravioleta de una determinada longitud de onda (UVA 375 nm), y que entrega una energía conocida a una determinada distancia ( 3 mW/cm2), durante un tiempo preestablecido ( 30 min ).

La velocidad del adelgazamiento progresivo de la córnea es así reducida o detenida. La fuerza biomecánica del tejido corneal es mejorada, y el queratocono progresivo o la ectasia (deformación secundaria de la córnea), pueden ser estabilizados. 72 meses de seguimiento no han mostrado ninguna disminución de la estabilidad corneal biomecánica, y más del 50% de todos los pacientes mostraron una reducción de la curvatura corneal máxima. No se observaron efectos adversos significativos.


          


Imagen que muestra cómo se rigidiza la córnea tratada (arriba), comparada con una no tratada (abajo).

Si bien este tratamiento no da lugar a grandes alteraciones estructurales, se modifica y refuerza la estructura corneal, deteniendo la progresión del queratocono. Como resultado de lo anterior se logra mejorar la visión en la gran mayoría de los casos, pero sobre todo se consigue mejor tolerancia y facilidad en la adaptación de lentes de contacto.

El procedimiento podría ser complementado con la inserción de anillos corneales intraestromales, según el resultado obtenido.

El Cross linking corneal se realiza de forma ambulatoria. Luego de colocar gotas de anestesia, al paciente se le instila gotas de Rivoflavina cada 3 minutos por media hora. Luego se aplica luz UV durante otros 30 minutos. Al final del tratamiento, se coloca una lente de contacto y se sigue un régimen de gotas y eventual uso de analgésico si se hace necesario. La visión se recupera en las horas que siguen, sin embargo es probable que exista una visión velada durante algunos días.

Es importante señalar que la intención del procedimiento no es la de mejorar directamente la visión sino más bien reforzar la estructura corneal.

Este procedimiento está contraindicado en pacientes embarazadas y en casos de córneas muy delgadas.