ANILLOS INTRACORNEALES EN EL TRATAMIENTO DEL QUERATOCONO

         
     
El queratocono (KK) o ectasia corneal (EC) constituye una deformación cónica de la córnea. Esta modifica y altera progresivamente la visión haciéndola cada vez más borrosa. En algunos casos el proceso se detiene antes de generar limitaciones visuales y sólo se detecta mediante exámenes como la topografía corneal moderna. La edad del paciente y el antecedente de alergia ocular se cuentan entre los factores desencadenantes de dicha enfermedad. Habitualmente cuanto más joven es el paciente y más precoz es el inicio de queratocono, más rápida es la progresión. Casi siempre se presenta de manera bilateral y asimétrica.

El KK puede ser debido a alteraciones genéticas o por debilitamiento en el tejido corneal (debido a cirugía corneal o traumatismo previo). Usualmente el KK aparece en la pubertad asociado a episodios de alergia, ya que el frotarse los ojos crónicamente puede influir en su desarrollo.

En las primeras etapas, el paciente puede usar anteojos. Cuando la enfermedad progresa, la disminución de espesor y deformación de la córnea causa un alto astigmatismo irregular que no puede ser corregido fácilmente mediante anteojos. En estos casos se indican lentes de contacto rígidas que, si bien mejoran la visión, no detienen la progresión de la afección, siendo necesaria la intervención quirúrgica como única forma de detener la deformación progresiva de la córnea.

¿Cómo se trata el Queratocono?


Existen diversas modalidades de tratamiento según el grado y la fase de deformación corneal. Las opciones terapéuticas pueden ser las siguientes según el caso:

• Anteojos en un primer estadio.
• Lentes de contacto, semirrígidas
• Crosslinking una nueva técnica para reforzar la córnea.
• Anillos intracorneales, cuando la intolerancia al uso de lentes de contacto es manifiesta y hay signos evidentes de progresión del KK.
• Injerto de córnea en los estadios más avanzados donde las otras opciones no pueden ofrecer mejoría. (Cicatrices corneales, KK muy avanzados, etc).

¿Qué son los
anillos intraestromales?


Se trata de segmentos semicirculares o arcos de espesor variable, de 5 milímetros de diámetro, y de material acrílico o de polimetilmetracilato, materiales muy biocompatibles, los que han sido utilizados durante más de 20 años en la fabricación de lentes intraoculares.

Dichos arcos se colocan en el espesor de la córnea, con el fin de mejorar y de estabilizar la deformación que ésta sufre. Su uso no representa ningún riesgo de rechazo. Según el caso, se puede indicar la colocación de uno o de dos arcos en una córnea.

   
Anillos. tamaño real

            
     

Anillos Intracorneales


Los anillos intracorneales están especialmente indicados en el tratamiento del KK, cirugía del astigmatismo irregular, y en determinadas patologías que inducen la deformación corneal. Están indicados en pacientes de cualquier edad que padezcan KK, y que sean intolerantes al uso de lentes de contacto, o bien que no logren buena visión mediante otros medios de corrección.


Procedimiento quirúrgico

Es necesario realizar un túnel (o dos), esto es posible mediante técnica manual (trépanos especiales), o bien mediante Láser Femtosegundo (IntraLaseTM), lo que dura alrededor de 10 minutos, es indolora y se realiza con anestesia tópica (gotas). Habitualmente la recuperación es de 24 horas, tras los cuales el paciente podrá volver a su vida normal. Los anillos permanecen en la córnea por tiempo indefinido, ya que son perfectamente biocompatibles.

         

Principales Riesgos

Los riesgos son mínimos, pero como en cualquier cirugía, existe el riesgo de infección en cuyo caso se deberá retirar el implante. No existe riesgo de rechazo y aunque si existe la posibilidad de una cicatrización incorrecta. En cualquier caso, la cirugía es reversible ya que el anillo puede ser retirado y la cornea vuelve al estado previo a la cirugía.

En algunos casos hay tendencia a la extrusión, es decir a la expulsión, lo que debe ser evaluado caso a caso.


¿Después de la cirugía, cuándo se recupera la visión?

Habitualmente la recuperación visual es bastante rápida. Al día siguiente la visión mejora y se va estabilizando progresivamente hasta el tercer mes. Durante este periodo es normal que ocurran fluctuaciones de la visión, particularmente por la mañana la visión suele ser mejor, y en el transcurso del día puede empeorar levemente. A menudo se hace necesario el uso de anteojos o lentes de contacto para complementar la corrección visual.


¿Cuál es el porcentaje de éxito?

En prácticamente todos los casos existe una mejoría de la visión y se detiene la progresión de la enfermedad. Los pacientes con enfermedad en estados iniciales son los más beneficiados con la cirugía. En contados casos, a pesar del buen éxito inicial del procedimiento, se debe realizar un injerto de córnea.


Combinación con otras técnicas

La combinación de anillos con la técnica de Crosslinking corneal constituye hoy en día, el mejor tratamiento para el KK y otras enfermedades como las ectasias corneales, la Degeneración Marginal Pelúcida y aquellas secundarias a ciertas cirugías (por ejemplo: ectasia post Lasik).




           
Anillos corneales luego de un año de seguimiento.