LAS  AMETROPIAS   ( Afecciones ópticas del Ojo )

Las ametropías o vicios de la refracción impiden que el ojo focalice bien la luz sobre la retina, membrana que tapiza el fondo del ojo, que capta la luz y la transmite hacia el cerebro. En general están determinadas genéticamente y existen grupos étnicos más afectados que otros.

En el caso de la MIOPÍA, la luz se focaliza por delante de la retina, debido a que el ojo es de mayor longitud o la córnea es muy curva.

Lo inverso ocurre con la HIPERMETROPÍA, es decir la luz se focaliza por detrás de la retina, siendo el ojo de menor longitud axial o la córnea más plana.

En cuanto a los ASTIGMATISMOS, éstos se generan debido a una asimetría en la curvatura de la córnea. Lo habitual en el astigmatismo es que el eje vertical sea más curvo que el eje horizontal de dicha estructura. En ausencia de astigmatismos, la córnea puede analogarse a la sección de un balón de fútbol. Por el contrario cuando existe astigmatismo, el perfil de la córnea es cercano a la sección de un balón de rugby.

Mediante el LASIK se modifica la córnea gracias a lo cual se consigue una óptima focalización de la luz sobre la retina.

Cabe destacar que la técnica quirúrgica sólo corrige las características ópticas del ojo sin modificar su estructura. Es importante recordar que la miopía moderada y alta induce una fragilidad de ciertas estructuras oculares como la retina (riesgo de desprendimiento retinal), lo que debe ser periódicamente controlado por su oftalmólogo.